INSTITUTO POLITÉCNICO JUAN TERRIER DAILLY, REALIZA JORNADA TÉCNICO PEDAGÓGICA

La capacitación abordó la temática “Mecanismos Cerebrales Involucrados en el Aprendizaje” y fue realizada en el aula magna de INACAP Curicó.

La actividad parte de la necesidad de actualizar las concepciones que los docentes tienen acerca del cerebro y de los procesos que en él se desarrollan, especialmente en lo referido al proceso de aprendizaje. Por esto es que se hace necesario contar con herramientas que permitan apoyar el desarrollo formativo de los estudiantes de manera integral, considerando las necesidades educativas especiales que algunos alumnos presentan. Hasta hace muy poco, se creía que el cerebro adulto era incapaz de cambiar de manera positiva, muchos neurocientíficos y parte de la comunidad, asumían que después de los primeros años de vida el cerebro estaba equipado con todas las células que habría de tener por el resto de la existencia y que la adultez representaba una espiral descendente de pérdida de células cerebrales, deterioro en el aprendizaje, la memoria y en el desempeño en general. Pero la investigación ha empezado a mostrar que el cerebro adulto es flexible, puede generar nuevas células y hacer nuevas conexiones. De manera que no hay edad límite para el aprendizaje. La neuroeducación proporciona información para la toma de decisiones y el diseño de estrategias de trabajo en el aula, de manera que es fundamental valerse de ella para lograr procesos pedagógicos pertinentes y significativos. Algunos de los hallazgos de las investigaciones, aplicables a las prácticas educativas son:

  • Las experiencias dan forma al cerebro.
  • El cerebro se moldea a sí mismo a través de las experiencias que provienen del exterior.
  • Nuestros rasgos biológicos no determinan nuestro destino, así que no es necesariamente inevitable la expresión de los genes.
  • Para producir sus efectos, los genes deben ser encendidos.

De esta manera como afirma David A. Sousa (2002); “las tendencias genéticas para la inteligencia, la sociabilidad o la esquizofrenia y la agresión pueden ser activadas o moderadas por las influencias del medioambiente” (Cómo Aprende el Cerebro: una guía para el maestro en la clase. Corwin Press). El aprendizaje cambia y reorganiza la estructura y el funcionamiento del cerebro, con lo cual sabemos ahora, que el aprendizaje consiste en hacer conexiones entre células cerebrales y que es la experiencia de nuestros estudiantes lo que le da forma a sus cerebros. Varios estudios han mostrado que los cambios estructurales en varias partes del cerebro dependen de la forma en que estas estructuras se utilicen, por ejemplo; aprender leyendo y escuchando, sin embargo, las conexiones más fuertes son aquellas que se hacen a través de la experiencia concreta; haciendo las cosas nosotros mismos y uniendo los estímulos visuales, auditivos y kinestésicos. La memoria no se almacena en un solo lugar del cerebro: Cuando una experiencia entra al cerebro, se reconstruye y se distribuye por todo el córtex. El afecto (o contenido emocional) se almacena en la amígdala, las imágenes visuales en los lóbulos occipitales, la fuente de donde proviene el recuerdo en los lóbulos frontales y el lugar donde la persona estaba cuando almacenó la experiencia en los lóbulos parietales. Cuando se recuerda la información, se tiene que reconstruir pasando por éstos canales. Así que, entre más formas empleen los estudiantes para representar la información en su cerebro, tendrán, así mismo, más formas para reconstruir sus recuerdos. Es por ello que las clases multisensorial, con diferentes estrategias de enseñanza y afectiva, tienen mucha importancia en el periodo formativo del estudiante para la construcción de su aprendizaje y la significancia que le otorguen.

DSC07168

La actividad se circunscribe en el convenio de desarrollo y articulación con la institución de educación superior y expuso Don Jaime E. Olivos Daza. Psicólogo Clínico Social, Licenciado en Psicología.