DON SERGIO CORNEJO CAVIERES Y SU HISTORIA CON COMEDUC

Queremos hacer un homenaje a quien trabajó tantos años en la Fundación Educacional Comeduc y dejó en su labor buenos recuerdos.

Para quienes trabajamos ya hace un tiempo en la Fundación Educacional Comeduc, recordamos claramente a Don Sergio Cornejo Cavieres, Docentes y Directivos  reconocemos en su figura a un gran  profesor y por sobre todo a un gran ser humano, queda con nosotros su imagen en el aula, compartiendo su conocimiento de forma siempre singular, con gran amabilidad y  generosidad con sus saberes, aquello que sabía, de seguro significó un enorme esfuerzo obtenerlo, pero, sin embargo a la hora de compartir su pensamiento, primaba en él, la entrega y ésta la hacía,  con la tranquilidad que otorga  la autoridad entre sus pares, autoridad del saber, del ser.

 Tanto en clases, como en reuniones, muchas veces “eternas reuniones”, estaban sus amenos relatos que en cualquier encuentro nacían de la experiencia por muchos años en la docencia, relatos que se fundaban en la enorme empatía con la difícil labor de enseñar, para él  aquello que era complejo, como buen profesor,  se transformaba en simple, en alcanzable.

En tiempos difíciles se reconocía su irrestricto respeto al pensamiento de otras personas, esto junto a su capacidad de observación, lo hacían tener siempre el comentario certero, preciso, no sólo de los tiempos que vivíamos, de los llamados cambios en educación, sino además de las instituciones y personas que lo componen, de sus actos, me hacen gran significado las frases acertadas como “pucha, el hombre sabe, pero es así…” o “el poncho le quedó grande…” , lamentablemente en una de las veces o pasadas en la clínica, me decía  “al verlo a usted  me reconcilio con Comeduc…”, frases que dicen quién era,  quiénes somos, qué esperaba de nosotros.

Hoy me queda la certeza que sus aportes y su partida,   nos enseñaron siempre.

Su  recuerdo es… de  un gran profesor.

Leoncio Fierro Gajardo

Director

Liceo Comercial San Bernardo